13/08/2017

Hoy el reto del amor es no dejar que la vida te atropelle.

NO SEAS UN PRIMERIZO

Ayer por la mañana tuve una gran aventura en la que me acordé muchísimo de los primerizos... o de los que coordinan proyectos sin pringarse las manos. Te cuento.

Por las mañanas, Sión es la encargada del perro: darle de comer, sacarle a hacer sus cosas y limpiar la sala de abajo, que es donde duerme. Y, cuando Sión no puede, como a todas les encanta estar con el perro, dejo que Celia, Israel o Joane se encarguen. Ellas tan contentas. Así, el perro lleva ya tres meses con nosotras... y yo ningún día me he visto envuelta en ese lío.

Pero ayer, no sé cómo, nadie podía hacerse cargo de Jubi. Yo, muy decidida, les dije:

-Tranquilas, que yo doy de desayunar al perro, le saco, limpio todo... ¡en diez minutos acabo!

Tenía el plan perfectamente diseñado. Todo bajo control. Bajo a donde el perro, entro y... como me he retrasado un rato, Jubi no podía más. Te puedes imaginar el charco que me ha montado en mitad de la habitación...

Nada más verme sólo quería jugar. Yo no sabía si sacarle, si darle el desayuno o limpiar. Opté por empezar a limpiar, pero mi sorpresa fue que no encontraba el papel con que lo hacen. Además, lo curioso fue que me habían dicho: "Usa el spray para limpiar bien"... y en el armario había un montón y todos distintos: uno para lavarle en seco; otro, ambientador; en otro me pareció leer colonia...

Total, que al final encuentro el que es y, con todo lo limpio, le abro la puerta... y el perro no quiere salir a la huerta, quiere desayunar. Vale...

Le preparo el desayuno. Me habían dicho que, entre las bolitas, tenía que picarle un poco de salchicha. En ello estaba cuando, en un segundo que me despisté, Jubi tiró del mantel, el paquete de salchichas cayó al suelo, lo pilló... y me dejó a cuadros. Se ha comido el paquete y sólo podía darle media salchicha. Total, que me senté en el suelo sintiéndome, a pesar de los tres meses de convivencia, una primeriza. El Señor me ha mostrado que, cuando hay algo nuevo, me tengo que implicar, que no puedo dejarlo para los demás. Que siempre hay un momento para comenzar.

Hoy el reto del amor es no dejar que la vida te atropelle. No seas primerizo, pringarte en lo que tienes entre manos, involúcrate, verás cómo la vida se ve de otra manera.

Hoy seguro que vas a vivir o vas a pasar junto a algo que todos los días intentas esquivar. Hoy es el día de afrontarlo, no tengas miedo, sé que te supera y que prefieres dejarlo para mañana. Hoy mira a Cristo y pídele que te dé su fuerza para empezar de nuevo, para luchar con eso que tienes clavado en el corazón. Sé valiente y no te rindas. La vida es para vivirla y vivirla en plenitud.


VIVE DE CRISTO 

Sem comentários:

Enviar um comentário